SIEMPRE HAY UNA PRIMERA VEZ

El momento de iniciarse.

La primera vez que tenemos una nueva experiencia sexual está llena de emociones diversas, expectativas o incluso miedos en diferentes proporciones. Si lo unimos todo y lo mezclamos ¿qué podría salir mal? Pues, habitualmente y lo más probable, TODO… pero ¡que no cunda el pánico, no te preocupes! La falta de experiencia puede suplirse con mucha información y teoría.

La primera vez realmente consiste en que salgas de tu zona de confort y no en esas ideas equivocadas de rotura de himen o sexo con penetración impuestas por la sociedad que nos rodea.

Por eso existen muchas primeras veces, incluso puede que hayas perdido tu virginidad mucho antes de lo que imaginas sin ni siquiera saberlo.

¿Qué voy a sentir?, ¿lo haré bien?.

Tener sexo, como ya comentábamos antes, va mucho más allá de la penetración: caricias, mensajitos subidos de tono, frotarse con la ropa puesta, sexo oral… por ese motivo habrá muchísimas primeras veces.

LA VIRGINIDAD COMO CONCEPTO ERRONEO

Tu virginidad no se puede perder a nivel físico ni se va a ningún sitio, es imposible ya que no es un objeto, no es tangible.

No existe ninguna evidencia médica o biológica de la virginidad, es un concepto que se ha construido de manera social y que tiene que ver con un concepto de sexualidad más conservador. Por eso es preferible hablar de primeras prácticas o experiencias sexuales.

 

MITOS SOBRE LA PRIMERA VEZ

Cómo hemos hecho todos, las expectativas que vas creándote a lo largo de los años sobre tu primera vez pueden ser contraproducentes y tener como consecuencia que llegues a pensar que ese primer encuentro sea una decepción. Nunca será culpa tuya ni de tu pareja, ni siquiera de la falta de experiencia o de los nervios que puedas tener. Por eso es mejor estar preparados física y mentalmente y cortar de raíz los mitos que se han ido creyendo como verdaderos socialmente con respecto al primer encuentro sexual o primera vez.

La virginidad es el primer mito del que tenemos que desprendernos, pero además hay otros muchos más en torno a la primera relación sexual de los que nos conviene prescindir.

Algunos son estos que te comentamos.

  • El primero: Tiene que ser super especial. No es cierto. Que sepas que nada de lo enseñado en la TV es la realidad, lo más importante no es alcanzar ese ideal romántico, sino relajarse y poder llegar a estar en sintonía con la pareja.
  • El segundo: corre, espabílate que tienes que hacerlo antes de X edad o se te pasará el arroz. No es cierto. Sólo tienes que compartir el momento en que ambos estéis preparados, llegará con naturalidad, sin más y sin forzarlo así todo saldrá mucho mejor.
  • El tercero: tu entorno puede notártelo. No es cierto. No hay ninguna evidencia científica de que existan cambios físicos notables de ningún tipo después de haber mantenido relaciones sexuales.
  • El cuarto y muy importante: No puedes quedarte embarazada la primera vez. No es cierto. Puedes quedarte embarazada siempre que practiques relaciones sexuales en las que el pene esté en contacto con la entrada de la vagina.
  • El quinto, sobre todo cuídate: La primera vez no puedes contraer ninguna ETS. No es cierto. En cada relación sexual existirá la posibilidad de contagiarte de una ETS, incluso si tu pareja en ese momento tampoco ha mantenido relaciones sexuales con anterioridad. Ambos podéis haberos contagiado sin tener contactos íntimos previos con nadie, por lo que deberéis usar siempre protección.
  • El sexto: Debes llegar al clímax la primera vez. No es cierto. Ni en todas las relaciones llegarás al orgasmo, ni estás obligado ni obligada a que eso pase. Los mismos nervios de ese primer encuentro pueden ser una traba a la hora de alcanzarlo. No te agobies por ello.
  • El séptimo: La primera vez se sangra mucho. No es cierto. No siempre se sangra en la primera relación con penetración, dependerá del himen.
  • El octavo: La primera vez duele. No es cierto. Dependiendo de tu himen las primeras veces que hay penetración puede estirarse más o menos. En caso de sentir dolor no será por el himen, sino por la tensión de los músculos que rodean la zona. Piensa que es una zona que no se ha usado antes y los músculos pélvicos se pueden contraer. También puede ser que estés tensa o tenso porque no estés realmente preparada o preparado, porque sientas presión por parte de tu pareja, tu entorno, tus amigos o amigas…

NUESTRAS RECOMENDACIONES

Es normal tener la sensación de no saber ni por donde vas ni donde estas cuando vas a tener relaciones sexuales por primera vez. Por eso hemos elaborado esta pequeña lista a modo de consejos y recomendaciones.

Seguir estas recomendaciones pueden ayudarte a que tu primera vez sea memorable, en el buen sentido.

 

  • CONOCETE A TI MISMO O MISMA. Sí, como lo lees, empieza por experimentar contigo mismo o misma. Todas las experiencias previas que tengas te ayudarán a saber qué te gusta y cómo te gusta, como si fuesen ensayos generales antes de la función final.
  • NO HAGAS JAMAS NADA QUE NO QUIERAS HACER. Parece obvio, ¿verdad? Pero no está de más recordarlo. No permitas que nadie te cuestione ni te coaccione para obligarte a mantener relaciones sexuales: pareja, amigos, familia, entorno… Ni la primera vez ni durante el resto de tu vida sexual.
  • MAS IMPORTANTE DE LO QUE PARECE, RELAJATE. No te centres en la idea de querer estar a la altura, o en mantener la erección en el caso de las personas con pene. Estaréis nerviosos y quizá para ambos sea todo nuevo.
  • DISFRUTA DE LOS JUEGOS TANTO COMO SEA NECESARIO. Caricias, masturbación mutua, sexo oral... cuanto más mejor. Os ayudará a estar relajados, excitados y a conectar.
  • UTILIZA SIEMPRE PROTECCION. No solo en tu primera vez, sino durante toda tu vida sexual es de vital importancia usar protección.
  • UNA BUENA LUBRICACION. Si los nervios no te permiten que la lubricación sea la adecuada, siempre puedes añadir un lubricante a base agua. Así a parte de poder disfrutar al máximo se pueden evitar posibles lesiones.
  • ELEGID UNA BUENA POSICION, QUE OS RESULTE COMODA. Debe de ser una posición que os permita sentir y disfrutar a ambos.
  • LA PRIMERA VEZ NO TIENE POR QUE DOLER. Al contrario de lo que se ha creído siempre, no tienes por qué sentir dolor, pero si sientes molestias recuerda que puedes parar, volver a empezar con otras cosas o simplemente dejarlo estar…

Esperamos que tu primera vez sea como se merece. Ánimos.

¿Te ha resultado interesante? Puedes recibir más contenido similar en tu correo.